LA MUJER GITANA EN AROUSA

Fecha: 07/10/2017

Encuentro Calli- Gitano, organizado por Cáritas con la presencia de Juan de Dios Ramírez-Heredia

El trabajo que realiza la Unión Romaní, en las explicaciones de su presidente, Juan de Dios Ramírez-Heredia ; los pasos que están dando mujeres gitanas en la formación universitaria, de grado medio y básico, y el emprendimiento, fueron el eje central y vertebrador de la I Jornada  Calli- Gitana, organizada por Cáritas Interparroquial de Arousa  a través del programa Arrumí.

La jornada fue un encuentro, por tercer año consecutivo, a instancias de las beneficiarias que demandan un espacio para desarrollar su trabajo en distintos frentes y destinado a visibilizar a las mujeres de la comunidad gitana. En la presente edición el cartel anunciador del encuentro fue diseñado por este colectivo de mujeres que pretenden “romper las barreras a las que se están enfrentando en sus vidas”.

La incorporación

El presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, destacó durante su intervención, “La mujer gitana, el milagro de nuestra supervivencia”, el sentido de la familia y de solidaridad del pueblo gitano. Insistiendo en que debe irse adoptando a los cambios actuales, rubricando que es una labor que se debe realizar desde los niveles educativos “de forma clara, pero nunca de manera impositiva”. Remarco “somos gitanos y queremos seguir siéndolo, porque entendemos que la tradición y el mantenimiento de nuestra cultura es la mayor de nuestras riquezas”.

Durante su conferencia habló del trabajo desarrollado, como político- fue el primer parlamentario gitano español-, y activista, para conseguir la plenitud de los derechos de la comunidad gitana. “Nosotros también tenemos que aportar algo al pueblo payo como es nuestro sentido de familia universal y nuestro sentido de solidaridad” señaló.

Mujeres con iniciativa

En una mesa redonda cuatro mujeres gitanas explicaron sus experiencias desde las enseñanzas o trabajos que están realizando: estudios universitarios, de formación profesional de grado medio y primer grado, desde el emprendimiento con una peluquería y una madre que apoya a su hija para que continúe con sus estudios.

El programa Arrumí, de Cáritas se puso en marcha hace dos años y por el que ya pasaron medio centenar de mujeres,busca ser un punto de encuentro, de aprendizaje y de desarrollo personal para la comunidad gitana centrando su trabajo en la mujer gitana y su familia, en aspectos tan importantes como: proyectos personalizados; asesoramiento y orientación; información, derivación y acompañamiento; talleres de trabajo; intervenciones; ayudas y apoyo económico