Más de 400 familias recurrieron a Cáritas por primera vez durante 2016

Fecha: 15/06/2017

Presentada la Memorias Anual

 SONIA DAPENA ( Ideal Gallego)

Lejos de reducirse el número de coruñeses en situaciones económicas de dificultad con el supuesto inicio de la salida de la crisis, Cáritas atiende cada vez a más familias que no habían necesitado de su ayuda hasta el momento. En 2016 varios grupos familiares dejaron de ser usuarios de la entidad benéfica pero a la vez, según la directora de Cáritas Interparroquial, Pilar Farjas, se incorporaron otras 415 unidades nuevas. Esta circunstancia hizo que el gasto en intervenciones fuera bastante más alto que en el ejercicio anterior.

Cáritas Interparroquial hizo balance de su labor durante el año pasado, en el cual las 37 parroquias derivaron a Atención Primaria de los servicios centrales a 886 familias. Solo algo menos de la mitad se incorporaron a la lista de beneficiarios por primera vez y con situaciones muy complejas, ya fuese por paro de larga duración o por problemas de desestructuración.
Así lo ejemplificó la directora, Pilar Farjas, que contó que en total se realizaron 6.157 intervenciones con un gasto económico de “504.000 euros, casi 100.000 euros más que el año anterior”. La inversión para colaborar en el pago de alquileres y recibos fue mayor a pesar de que el presupuesto global del año se redujo algo en relación a 2015.

   A este respecto, contó que del total invertido el 42% correspondía a donativos puntuales o de socios y otro 12,3% a lo que llega a través del IRPF de las declaraciones. El resto del dinero se consigue con “la prestación de servicios” o las aportaciones de entidades públicas.

Perfil inmigrante
Respecto al perfil de los receptores de esos fondos en forma de colaboraciones en su vida diaria, Farjas explicó que más de la mitad son familias inmigrantes, incluso refugiados y retornados de Venezuela que no cobran.

En el caso de los servicios realizados en las propias parroquias, se contabilizaron 5.121 usuarios y una inversión adicional de 324.468 euros, además de la donación directa de ropa (en las tiendas Arroupa) y alimentos. Desde el punto de vista económico las parroquias “más financiadoras” son San Pablo, Santa Lucía y San Nicolás, porque tienen menos fieles necesitados.