Blog Single

17 Feb

Familia y prisión, Acompañando personas

El proyecto confederal de acercamiento a la realidad de las familias con algún miembro en situación de privación de libertad ¿Tienes un familiar en prisión? Tienes nuestras puertas abiertas, es el resultado final contando con la implicación de las Cáritas Diocesanas, entre ellas la de Santiago de Compostela, que desarrollan programas con reclusos, ex reclusos y familiares dentro y fuera de los centros penitenciarios.

A Cáritas parroquiales llegan muchas personas exponiendo situaciones de vida dolorosas, con carencias de todo tipo, pero si viven una experiencia vinculada al mundo de la prisión, tienden a ocultarlo o pasarlo por alto por miedo a ser juzgados o rechazados. La realidad de las familias con uno de sus componentes en prisión es de sufrimiento, vergüenza y desinformación. Es una realidad oculta y ocultada, llena de prejuicios y estigmatizada por la sociedad, que reclama nuestra implicación acompañando esa invisibilidad que tanto sufrimiento provoca.

El objetivo fundamental de esta propuesta de trabajo es facilitar el encuentro con las familias y que perciban que alguien les puede escuchar sin prejuicios. El proyecto consta de un documento para los equipos de acogida parroquiales, que van a desempeñar un papel fundamental en todo el proceso. La iniciativa invita a que la persona con un familiar en prisión sienta que puede preguntar, hablar, ser escuchada.

El documento elaborado para los equipos de acogida parroquiales permitirá una formación y reflexión básica acercándoles a nuestros valores, a una comprensión de la realidad familiar cuando hay un componente en la cárcel, a comprender los estereotipos y prejuicios existentes, así como a una información sencilla y completa sobre la vida en prisión y así poder ofrecer un asesoramiento básico en aspectos concretos y prácticos.

Puertas abiertas

En Cáritas las puertas  están abiertas para apoyar, escuchar e informar ante el ingreso en prisión, la estancia y la salida del centro penitenciario. Es importante aprender a vivir esta nueva realidad familiar con la mayor esperanza posible y podemos recorrer el camino juntos.

La cárcel cambia la realidad personal y familiar, se señala en el documento base, y la   vida en prisión está llena de normas que hay que conocer e incorporar en el ritmo familiar: saber cuándo y cómo se puede visitar al familiar preso, qué cosas se pueden tener dentro de prisión, cuándo se podrá salir

  • El trabajador social del centro penitenciario es el profesional con el que los familiares pueden contactar, presencialmente o por teléfono, para solicitar información. También al Capellán de la cárcel y a profesionales y voluntarios de diferentes organizaciones. Cáritas está presente en muchos centros penitenciarios.

En el documento divulgativo se profundiza sobre el ingreso en prisión, como comunicar dentro de la cárcel y a través del teléfono, y la vida que se tiene que llevar dentro del recinto penitenciario.

 

 

Related Posts