Fecha: 04/02/2018

MONSEÑOR JULIÁN BARRIO BARRIO, PRESIDENTE DE CÁRITAS DIOCESANA DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

“La caridad es en sí misma evangelizadora en sus diferentes dimensiones”

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio Barrio, en su condición de presidente de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, considera que la institución “es el instrumento pastoral para promover el espíritu y la práctica de la caridad en la Iglesia diocesana y en las comunidades más pequeñas: parroquias, comunidades de base, grupos”. Su objetivo fundamental, señala, “es convertir la vida de la caridad en hecho comunitario, en un modo de vivir y expresar la comunidad su compromiso de amor fraterno en sus múltiples maneras de manifestarse”.

Misión evangelizadora

La acción caritativa y social ocupa un lugar significativo en el proceso evangelizador, según monseñor Barrio: “La caridad es en sí misma evangelizadora en sus diferentes dimensiones porque el amor es un lenguaje que nos habla de Dios, el testimonio personal suscita interrogantes, el compromiso transformador promueve el desarrollo integral, y el acompañamiento ofrece posibilidad de diálogo y primer anuncio”.

Para monseñor Barrio, Cáritas es un órgano de animación y de coordinación de las iniciativas de asistencia, de promoción y de desarrollo “que han de ser emprendidas por la comunidad cristiana, por los miembros y grupos de ésta, con motivación de caridad y justicia, en perspectivas de una liberación de sentido evangélico”. Considera que la institución tiene que estar cerca de los necesitados “desde la acogida y atención directa de sus necesidades, acompañándoles en sus procesos de desarrollo personal y ofreciendo acciones de carácter promocional como respuesta a sus situaciones de necesidad”.

Redoblar esfuerzos

El prelado insiste en que “los signos de los tiempos nos han situado y nos han reafirmado en la necesidad de redoblar nuestros esfuerzos para desarrollar todas las dimensiones del ministerio de la Caridad”. Recuerda que para Cáritas los últimos “son nuestra prioridad”, refiriéndose a aquellas personas y colectivos que encuentran especiales dificultades para su integración y aquellos en los que “nadie se fija”. En los últimos tiempos hace especial hincapié en que surgen nuevos tipos de pobreza “que parecen robar protagonismo a los colectivos tradicionales, sin que por el momento, puedan todavía cuantificarse”, constata el arzobispo.

Amplio trabajo

En su presidencia se potenciaron programas, proyectos, centros e iniciativas para ayudar a las personas más necesitadas, a los últimos de la sociedad, con el trabajo de 2.864 voluntarios, 125 técnicos y contratados en los servicios generales, las cinco cáritas interparroquiales y las 288 parroquiales. En el plano operativo y de funcionamiento destaca que en su presidencia se aprobaron unos nuevos Estatutos (2007) y el Reglamento de Régimen Interno de la institución. Monseñor Barrio presidió el comité organizador de los actos para conmemorar los 50 años de Cáritas, constituida oficialmente en el año 1965 por el cardenal Fernando Quiroga Palacios. Un ciclo de conferencias, una exposición itinerante y un libro en los que se recogieron los acontecimientos más destacados en estas cinco décadas de vida de la entidad, configuraron la parte central de los eventos desarrollados en toda la diócesis, que fueron clausurado por el presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal monseñor Ricardo Blázquez. Destacar también la organización por parte de Cáritas Diocesana de Santiago de las XVII Jornadas de Teología de la Caridad con el lema “Abriendo caminos a una economía más solidaria e inclusiva” y que fueron clausuradas por el presidente de Cáritas Internationales, cardenal monseñor Luis Antonio Tagle

 Realizaciones

Entre las realizaciones mencionamos los más destacados materializados en estos años: Sillón Solidario; Fundación Cadisan que dio origen a la empresa de reciclado textil Arroupa; la construcción del nuevo Centro de Atención Social Continuada “Vieiro”, obra  realizada con motivo  del año de la Misericordia; formación de agentes; las obras de reforma del albergue de Arnela (Porto do Son) para las colonias infantiles de verano; el proyecto Vagalume; el centro de formación Violetas de A Coruña;  el centro de Día Fogar de Bergatiños para personas mayores;  el centro de Día para personas sin hogar de Pontevedra y el albergue de Carballo; los comedores fijo y rodante de Arousa, o las iniciativas llevadas a cabo en la cárcel de Teixeiro para atender a los reclusos.

Voluntarios

El arzobispo de Santiago, monseñor Barrio considera a los voluntarios de Cáritas como la gran columna de la institución “auténticos pontífices de la caridad”, mencionando que la caridad se ejerce evangelizando. Considera que el trabajo de los voluntarios lo deben hacer con calidez, calidad y cercanía “para percibir lo que las personas necesitan, haciéndolo con disponibilidad y generosidad”.

Para monseñor Barrio es necesario dar permanente razón social del compromiso de fe, considerando a la Doctrina Social de la Iglesia como referente a la hora de actuar. “Entre todos tenemos que ir cerrando un nuevo estilo de vida para dar soluciones a los problemas que se nos presentan, sobre todo los relacionados con los más necesitados y empobrecidos”.

El trabajo que desarrollan los voluntarios lo calificó como un puente en medio de la sociedad y unido a dos orillas, “para mantener la unidad y saber lo que piensan las partes implicadas”. Considera que ese puente tiene que tener resistencia para “poder ir de una orilla a la otra”. Calificó a Cáritas como un auténtico puente que da “confianza, seguridad, belleza y veracidad”. Insistió en que los que prestan su trabajo en Cáritas, a favor de los más empobrecidos, no deben hacerlo para que se lo agradezcan sino para prestar un servicio caritativo y de ayuda a los demás. “No podemos perder nuestra identidad”, señaló, “y hoy más que nunca cuando prestamos un servicio que se nos pide y tenemos que ser conscientes de a quien estamos sirviendo. De este modo haremos nuestro puente de caridad”.

Campañas

El arzobispo de Santiago, monseñor Barrio se suma todos los años, con Cartas Pastorales, a las cinco Campañas que pone en marcha Cáritas Diocesana: Solidaridade cos Parados; Campaña de la Renta (IRPF); Día de Caridad; Personas sin Hogar, y Tiempo de Navidad. Insertamos en el documento las aportaciones hechas en forma de escritos en cada una de ellas por parte del prelado.

Solidaridad con los Parados

El prelado recuerda la situación de este colectivo y demanda puestos de trabajo “tenemos que concienciarnos de la necesidad de crear espacios de acogida y de encuentro con las personas que no tienen trabajo”. Considera que las empresas han de cumplir con una de sus finalidades más valiosas como es la creación de empleo, “la sociedad ha de buscar y defender el bien común, y las personas hemos de orientar nuestra existencia hacia actitudes de vida más austeras y modelos de consumo más sostenible”.

Campaña de la Renta

Todos los años monseñor Barrio anima a los fieles a marcar las dos casillas de la Declaración de la Renta, “manifestando de esta forma vuestro compromiso con la misión y las actividades eclesiales. Esto no conlleva que paguéis más ni recibáis menos si vuestra Declaración de la Renta resulta negativa”. Insiste en que a nadie se le oculta la labor asistencial de la Iglesia, sin olvidar la pastoral: Parroquias, hospitales, guarderías, orfanatos, centros de acogida de la Iglesia, “son otras tantas instituciones puestas al servicio de las personas necesitadas material y espiritualmente”. Concluye mencionando que la casilla a favor de la Iglesia y la de Otros Fines de Interés Social “son perfectamente compatibles, pudiéndose marcar las dos”.

Día de Caridad

El titular de la Archidiócesis compostelana asegura también que “En nuestra sociedad nos encontramos con los necesitados, material y espiritualmente”, señala el arzobispo, “que denuncian el egoísmo, la avaricia y la indiferencia. Cuando no se respeta la justicia y no actuamos en caridad, nos despersonalizamos, evadiéndonos en normas y auto-justificaciones”.

Para monseñor Barrio, el Día de la Caridad nos anuncia que “estamos llamados a ser testigos decididos de que el amor verdadero, fiel, gratuito, universal, efectivo es posible en nuestra vida”.

 Personas sin Hogar

Este colectivo de personas es una preocupación constante del arzobispo insiste en que “se nos llama a trabajar con la finalidad de que todas puedan vivir con la dignidad plena que ostentan. Que nadie se encuentre sin hogar, es un reto para todos”. Para monseñor Barrio vivir sin hogar es mucho más que estar sin techo, “es fundamental que se garanticen las condiciones para la vida digna de las personas, sobre todo de las que sufren mayor exclusión”. Se trata, insiste, de una realidad que afecta a una serie de personas que deambulan expuestas al frío o a la lluvia, “con un rostro desencajado, llevando sus pocos enseres por las calles de nuestras ciudades, y que cuando llega la noche, tienen que cobijarse en los huecos de los cajeros automáticos, en los soportales o en parking para el aparcamiento de coches, y utilizar como único sistema para protegerse viejos cartones con los que se envuelven”.

Campaña de Navidad.

Monseñor Barrio considera que con la Navidad “recuperamos la fuerza para afrontar los problemas de la vida diaria, personal, familiar, laboral y social, siendo hijos de Dios y llevando una vida honrada y religiosa”. Nos ha recordado en numerosas ocasiones que la Navidad “nos invita a transformar nuestra sociedad en una realidad de comunión y fraternidad en medio del desgaste espiritual que padecemos”.