Fecha: 30/08/2018

”Me siento orgulloso de Cáritas, pero falta mucho por hacer”

Visita de Monseñor Barrio a la sede de EL CORREO en el 25 aniversario de su ordenación episcopal.

 

ARTURO REBOYRAS. Santiago. (El Correo Gallego, 30 agosto 2018)

La nueva sede del Grupo Correo Gallego, situada en el compostelano Par­que Empresarial de A Costa Vella, acaba de recibir la visi­ta de una de las personalidades más influyentes de nuestra comunidad. Se trata del arzobispo de Santiago, que conoció las instalacio­nes del grupo de comuni­cación de la capital gallega, con una trayectoria de 141 años, en compañía del di­rector del periódico. Monseñor Julián Barrio visitó la Redacción de EL CORREO GALLEGO y también los es­tudios de Correo TV, donde concedió una entrevista.

Además, también pu­do ver otras salas, como la de juntas o la de actos, y el Archivo que custodia el edificio inteligente del centenario grupo de comuni­cación gallego.

El prelado compostela­no recibió como recuerdo de esta visita dos portadas históricas del periódico ca­pitalino: la que recoge la proclamación del rey Al­fonso Xlll, en 1902; y tam­bién la del ascenso al Trono de su nieto. el rey Juan Car­los l. en noviembre de 1975. Dos documentos que reco­gen la historia viva de Espa­ña y que Monseñor Barrio agradeció enormemente.

En la entrevista, que emi­te hoy Correo TV, el arzo­bispo hizo balance de los 25 años que lleva en Santiago, primero como obispo auxi­liar de monseñor Antonio Maria Rouco Varela y lue­go como titular de la Mitra compostelana. En este sen­tido. cabe recordar que la Archidiócesis está celebran­do este año las bodas de pla­ta episcopales del prelado, natural de Manganeses de la Polvorosa, Diócesis de Astorga, donde fue Ordena­do sacerdote y ejerció como rector del seminario Mayor. Fue desempeñando esta mi­sión cuando Juan Pablo II le llamó para ser obispo.

“Mi pueblo y mi familia son de gran importancia para mí; y también Astorga, donde me formé y fui rec­tor del Seminario”, dijo, an­tes de apuntar que también guarda un “grato recuer­do de Salamanca y Roma”, donde estudió. De la Ciudad Eterna, sobre todo. ya que “facilita una apertura a un horizonte sin límites en el ámbito eclesial y cultural”.

Sobre sus inicios en la Iglesia compostelana, re­veló que “yo inicié mi pon­tificado con el objetivo de acercar a los diocesanos a la Eucaristía. En el día a día trato de amarles y de encon­trar respuestas en ellos”.

Con esto. recordó que uno de los momentos más felices que vivió en San­tiago fue la visita del papa Benedicto XVI, en el Año Santo Compostelano de 2010. En este contexto, co­mentó que, “de llegar al próximo Jubileo, si Dios quiere”, será de los pocos arzobispos compostelanos que completaron el ciclo de los Años Santos, es decir, 6, 5, 6 y 11 años. De su trabajo en la Diócesis dijo sentirse “orgulloso” de la labor que está realizando Cáritas, que “ya tiene una casa para las personas sin techo de la ciudad. aunque todavía nos queda mucho por hacer”.

Por otro lado. el prelado también señaló que está contento porque “la pere­grinación ha empezado a tener una dimensión espi­ritual, que era una de mis preocupaciones”, a la vez que hizo balance de sus via­jes por el mundo. Recordó con especial nostalgia uno a Buenos Aires con motivo del Día de Galicia. “Fue un gozo encontrarme con tan­tas personas que sentían la galeguídade”, manifestó.

Con respecto al Pórtico de la Gloria, monseñor Barrio declaró su satisfacción por la restauración que lo de­ volvió a su estado original.

DOS HISTÓRICAS PORTADAS CON REYES DE 1902 Y l975

Mon­señor Julián Barrio recibió como recuerdo de su visita a la sede del Grupo Correo Gallego dos portadas históricas del periódico de la capital de Galicia. La que recogió la proclamación del rey Alfonso XIII en 1902 y la del ascenso al Trono de su nieto, el actual rey emérito,Juan Carlos I. Se trata de dos documentos que recogen la información destacada por EL CORREO GALLEGO con motivo de ambos acontecimientos, de gran trascendencia para España. El prelado compostelano agradeció enormemente el obsequio y resaltó el valor histó­rico de los documentos durante su visita a las ins­talaciones del grupo de comunicación de la capital de Galicia, que coincidió con la celebración de sus bodas de plata episcopales.