Noticia

01 May

POR UN TRABAJO DECENTE

Diversas entidades, entre ellas Cáritas, denuncian la precariedad de los trabajos

“El sistema configura una sociedad donde el trabajo no es un bien para la vida sino un instrumento al servicio del capital por encima de la persona, y donde la deshumanización del trabajo sitúa a la persona en una peligrosa situación de vulnerabilidad y exclusión social”, estos términos están extraídos del manifiesto difundido por las entidades promotoras de la iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente” (ITD), con motivo del primero de mayo,  San José Obrero y el Día Internacional de los Trabajadores.

Los datos socioeconómicos constatan la denuncia, donde un chequeo del estado del trabajo decente en España arroja las siguientes cifras:

■ Desempleo: 3.766.700 personas paradas (EPA 2017).

■ Calidad: Tasa de temporalidad: 26,7%. Tiempo parcial involuntario: 57,3% (EPA 2017).

■ Pobreza laboral: Afecta a casi 13 millones de personas. El porcentaje de trabajadores pobres de 18 a 24 años ha pasado del 7% en 2007 al 21% de 2014. (Informe de emancipación juvenil en España 2016).

■ Redes de protección: La tasa de cobertura de parados con prestaciones es del 56% (EPA 2017). Unas 4.716.000 pensiones, la mitad del total, están bajo el umbral de la pobreza, es decir, son inferiores a 684€ mensuales (Informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, EAPN).

■ Salarios: El salario medio anual es, en el caso de las mujeres, 20.051,58 euros; el de los hombres, 25.992,76 euros (Encuesta Anual de Estructura Salarial Año 2015, INE, junio 2017).

■ Seguridad y salud laboral: Los accidentes en jornada de trabajo fueron 503.749 en 2017, un 4,9% más que el año anterior). De ellos fueron siniestros mortales 484 (+1,7%) (Avance estadístico del Ministerio de Empleo y Seguridad Social 2017).

■ Participación de los trabajadores: El 51,3% de los asalariados no tiene representante sindical en la empresa (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS – España 2015).

■ Descanso: El 22,4% de los ocupados trabaja más de 40 horas a la semana. El 33% trabaja en domingo, una o más veces al mes. El 24,6% tiene un horario que no se adapta a sus compromisos familiares y personales (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS – España 2015).

Propuestas y reivindicaciones

Las entidades recuerdan lo señalado por los obispos españoles en el documento “Iglesia, servidora de los pobres”, donde se afirma que “la política económica debe estar al servicio del trabajo digno. Es imprescindible la colaboración de todos, especialmente de empresarios, sindicatos y políticos, para generar ese empleo digno y estable, y contribuir con él al desarrollo de las personas y de la sociedad. Es una destacada forma de caridad y justicia social”.

Junto a la denuncia de la realidad, el manifiesto incluye varias reivindicaciones y propuestas:

– La persona se sitúe en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo.

– La protección del derecho al trabajo decente posibilite un desarrollo integral de la persona, donde el trabajo sea generador de dignidad para la vida.

-Igualdad de oportunidades y trato para todos los hombres y todas las mujeres.

-El trabajo permita desarrollar nuestra vocación y aportar nuestros dones a la construcción de la sociedad desde el bien común.

-El reconocimiento del trabajo reproductivo, que ponga en valor aquellos trabajos de cuidados que posibilitan y sostienen la vida.

-Seguridad y salud con unas condiciones laborales que no atenten contra la integridad física y psíquica de la persona.

Libertad en la empresa para que, como personas expresemos nuestras opiniones, podamos ejercer nuestro derecho a organizarnos colectivamente y participemos de las decisiones que afectan a nuestras vidas.

– Conciliación real laboral y familiar, mediante la creación de ritmos y mecanismos que posibiliten el desarrollo integral de la persona.

-El acceso a los derechos para una vida digna, como sanidad, vivienda, educación, o protección social entre otros, no esté condicionado a tener o no un trabajo.

Las entidades firmantes del manifiesto recuerdan que la Jornada Mundial por el Trabajo Decente está  prevista para el 7 de octubre.

Artículos Relacionados