Blog Single

17 Feb

ENCUENTROS FORMATIVOS   EN CENTROS EDUCATIVOS EXPLICANDO EL TRABAJO QUE REALIZA CÁRITAS

El departamento de Animación busca potenciar equipos de voluntarios jóvenes

El departamento de Animación Comunitaria y   Voluntariado de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela desarrollar un programa educativo, en institutos y centros docentes, para explicar el trabajo que desarrolla la institución y fomentar el voluntariado juvenil. Los formadores que imparten docencia consideran que “realizar voluntariado tiene múltiples beneficios, no solo para las personas receptoras, sino también para los jóvenes que lo desempeñan”.

Se trata de apoyar una alternativa social con jóvenes a partir de los 14 años, con el objetivo de facilitar el acercamiento de ellos y sus familias en su medio relacional, poniendo a su servicio respuestas a sus problemáticas y necesidades fundamentales. Se busca promover su implicación en su realidad más cercana, favoreciendo la solidaridad con los más débiles. Esta labor se desarrolla a través de jornadas y acciones de sensibilización, directamente o en coordinación con las instituciones educativas- Colegios e Institutos- y contando para ello con proyectos dirigidos especialmente a jóvenes en diferentes ámbitos, como puede ser el tiempo libre educativo, personas sin hogar y mayores.

El trabajo con los jóvenes se sustenta en un equipo motor de infancia-juventud-familia ( acción y evaluación), la sensibilización (redes sociales y formación), los centros educativos ( acciones puntuales), y los jóvenes en el ámbito parroquial.

Pilar básico

En Cáritas, las personas voluntarias constituyen el pilar básico e insustituible de su acción, pues, como señala el Modelo de Acción Social, “el voluntariado de los que colaboran con Cáritas es la realización del compromiso comunitario, fraterno, solidario y con los últimos”.  El voluntariado de Cáritas acompaña, promueve, soporta, potencia, posibilita, dinamiza, detecta, valora a la persona y dice sin palabras que se puede contar con ella; pero no suple.

En Cáritas, el voluntariado para jóvenes tiene, además, una función formativa. Participar en la sociedad y colaborar con grupos más vulnerables, les enseña valores como la solidaridad, la tolerancia, la responsabilidad, la generosidad… y les aporta nuevas aptitudes como la empatía. El trabajo en equipo, aumenta su compromiso, despierta nuevas inquietudes, les ayuda a conocerse mejor y a los demás.

 

Related Posts