OFRENDA NACIONAL AL APÓSTOL SANTIAGO

Fecha: 25/07/2017

Núñez Feijóo: “La obstinación de unos pocos no puede prevalecer contra la sensatez

Monseñor Barrio:” “Marginar a Dios no libera al hombre”.

El delegado regio en la Ofrenda Nacional al Apóstol Santiago, Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, en su invocación en la catedral compostelana insistió en que “la razón ha de estar respaldada por la ley, y la ley por la razón. La obstinación de unos pocos no puede prevalecer contra la sensatez, la lealtad y la solidaridad de muchos”.En su respuesta el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio habló de la historia espiritual y moral de Europa en torno a la memoria de Santiago que “ofrece más elementos comunes para construir una auténtica comunidad que elementos divergentes o contrarios entre sí, conscientes de una pluralidad compleja más allá de un pluralismo irreconciliable”

La Misa Pontifical celebrada en la catedral totalmente abarrotada de files, fue que presidida por monseñor Barrio, entre los concelebrantes figuraban monseñor José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Inst. VC y Soc. VA; monseñor Santiago Agrelo Martínez, Arzobispo de Tánger; monseñor Juan Antonio Menéndez Fernández, Obispo de Astorga, y los obispos de la provincia eclesiástica de Galicia y numerosos sacerdotes.

Pueblos libres

El delegado regio Alberto Núñez Feijóo durante su invocación insistió en que “la Ruta Jacobea es el primer Parlamento que tiene Europa, un lugar de intercambios que desdibuja las fronteras políticas para sustituirlas por una comunidad humana”.

El presidente de la Xunta constató que Europa no es sólo una esperanza para los europeos, sino también para muchos habitantes del mundo que necesitan una utopía real donde depositar sus sueños. “Ese sueño”, dijo, “al que aspiran refugiados que huyen de diferentes infiernos terrenales y han de ser tratados con generosidad”.

El jefe del ejecutivo gallego recordó a las víctimas del accidente de tren ocurrido en 2013 porque, “desde aquella fatídica tarde, todos los Días de Galicia quedarán marcados por su recuerdo”. Y mencionó a dos jóvenes gallegos Miguel Ángel Blanco e Ignacio Echeverría, que “se han convertido en símbolos de la fuerza de la razón que lucha contra la razón de la fuerza”.

Núñez Feijóo habló del logro de haber construido unas comunidades de ciudadanos y pueblos libres, donde la pluralidad no equivale a desigualdad. “Necesitamos voluntad y decisión para que esta obra no se malogre por culpa de egoísmos, insolidaridades o frivolidades. Para ello, la razón ha de estar respaldada por la ley, y la ley por la razón. La obstinación de unos pocos no puede prevalecer contra la sensatez, la lealtad y la solidaridad de muchos”.

Para el delegado la unidad está permitiendo que se vayan superando las consecuencias más dramáticas de la crisis “especialmente dura con esos jóvenes que no sólo aportan a la sociedad una preparación sin precedentes, sino también un inconformismo imprescindible para el progreso social”, resaltó,

Concluyó refiriéndose a la violencia ejercida contra las mujeres que “avergüenza a la sociedad”, de ahí que insista en que el mensaje a las víctimas ha de ser inequívoco: “no están solas”, y el mensaje a los verdugos ha de ser concluyente: “su agresión se dirige a todos y tendrá siempre la respuesta de todos”

Dimensión religiosa

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en su respuesta recordó los principios espirituales, morales y culturales. “Cuando hemos alcanzado tantas cosas buenas-subraya- que nunca habíamos logrado, en España y en Europa, no debemos olvidar el legado de nuestra historia que junto a aspectos negativos que hay que erradicar, nos ofrece valores e ideales suficientes y necesarios”.

Hizo un llamamiento a recuperar la centralidad de la dimensión religiosa en la vida, “marginar a Dios no libera al hombre.” Indicó que la vida se oscurece si no se abre a Dios “en quien se fundamenta nuestra dignidad y libertad.”. Piensa que la crisis de la conciencia y vida moral está afectando a las costumbres y principios “inspiradores de la conducta moral y generando desconfianza”

Monseñor Barrio pidió por los frutos de la Tercera Asamblea Nacional de la Acción Católica General que se celebrará en Santiago. Encomendó al Apóstol su intercesión por todos los pueblos de España, “de manera especial al pueblo gallego, las familias para que vivan la alegría del amor, y las generaciones más jóvenes para construir una sociedad por el camino de la esperanza”.

Sus últimas palabras fueron de recuerdo por el “dolor en las vísperas de tu fiesta hace cuatro años y que se extendió en la ciudad por el accidente ferroviario”. Mencionó también a las personas que murieron por las consecuencias del terrorismo o por cualquier causa de violencia “siempre irracional”.

La celebración religiosa finalizó con el funcionamiento del Botafumeiro y la bendición apostólica impartida por monseñor Barrio.