Blog Single

22 Ago

UN MATRIMONIO Y SUS CINCO HIJOS PRIMEROS MORADORES DE LA CASA DE ACOGIDA DE VIMIANZO

La entrada en funcionamiento de esta vivienda es fruto del convenio entre el Concello y Cáritas

En ella se alojarán familias que se encuentren en una situación económica precaria.

La primera vivienda de acogida en el núcleo urbano del municipio, en la que vivirá un matrimonio con sus cinco hijos, es el fruto del convenio suscrito en su día por al Concello de Vimianzo y Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela. El edificio, cedido por el arzobispado de Santiago, fue reformado a través de un proyecto conjunto,consta de cuatro habitaciones, dos baños, comedor y cocina y el mobiliario de la vivienda fue donando por vecinos de Vimianzo y de su zona de influencia. A partir de ahora se destinará para acoger a familias que se encuentren en una situación económica precaria y para impulsar la integración social

La presentación oficial de la primera vivienda de acogida del municipio tuvo lugar durante un acto de puertas abiertas celebrado en la plaza de la Iglesia que presidió la alcaldesa, Mónica Rodríguez Ordoñez, que estuvo acompañada por el delegado episcopal de Cáritas, Jesús García Vázquez y el párroco y consiliario Daniel Turnes

Colaboración institucional

Para la alcaldesa la vivienda “es resultado del trabajo en equipo entre Cáritas, el Ayuntamiento y el párroco, siempre en contacto y aportando todo lo necesario para sacar adelante la que es la primera casa de acogida del núcleo urbano”. Destacó también la colaboración ciudadana “el vecindario fue parte fundamental, ya que acercó, a través de donaciones a ambas instituciones, los muebles, un auténtico ejemplo de solidaridad e implicación”.

Los trabajos realizados en la vivienda incluyeron el arreglo de la cocina, suelo y ventanas, entre otros elementos, con el objetivo de que cuente con todas las prestaciones necesarias para ser habitada en buenas condiciones.

Recordemos que la alcaldesa de Vimianzo, Mónica Rodríguez Ordóñez y el director de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, José Anuncio Mouriño Raño, firmaron hace meses un convenio de colaboración por medio del que se cede en uso temporal la casa de las Ánimas a personas o familias empadronadas en este ayuntamiento y que se encuentren en situación de necesidad o de exclusión social. La vivienda está situada en la Avenida de Fisterra, número 43, es propiedad del arzobispado de Santiago y fue cedida en su día a Cáritas para que pudiera ser usada en beneficio de las personas necesitadas de aquella zona de influencia. La vivienda hasta hace unos meses se venía utilizando como un alojamiento de urgencia para vecinos del municipio que se encontrasen en situación de exclusión social o de emergencia precisando un alojamiento temporal.

Las entidades firmantes consideran de gran importancia establecer fórmulas de colaboración “en el ámbito del bienestar social a efectos de dar solución a determinadas situaciones de emergencia social o de necesidades debidamente justificadas que se produzcan en el término municipal”.

 

 

Related Posts